top of page

Los beneficios de la carne congelada

  • El  aporte de las carnes congeladas es vital a la hora de pensar en ahorro presupuestario, eficiencia y en economizar tiempo.


El concepto de parrillar por lo general se asocia a un rol masculino, pero lo cierto es que hoy en día las mujeres han asumido un papel sino protagónico, al menos relevante al momento de asar carnes. Y ello implica que han adquirido especial notoriedad tanto a la hora de comprarlas como de prepararlas.


En ese contexto y sumado al hecho de que el género femenino cuenta con el don de hacer rendir el dinero con equidad y pensando en todos y cada uno de los integrantes del núcleo familiar, adquiere sustancial importancia el tema de las compras planificadas para aprovechar ofertas puntuales, mantener un stock permanente de productos y no sobrecargar el presupuesto con compras de último minuto, como aquellas que, por ejemplo, realizan los hombres sobre la marcha al momento de organizar un asado.


Las ventajas que ofrece la compra planificada son múltiples y por ello representa una tendencia creciente tanto a nivel local como internacional, especialmente con productos como las carnes rojas que tienen un precio más elevado en relación a otras proteínas.

En tal escenario, el aporte de las carnes congeladas es vital a la hora de pensar en ahorro presupuestario, eficiencia y en economizar tiempo. Ello, porque sus características le permiten una duración de hasta 365 días, a diferencia de las carnes frescas (con escasa duración) y de las carnes selladas al vacío (con una duración máxima de 90 días). Y a su vez, se ofrecen en formatos porcionados, ideales para únicamente descongelar lo que se va a consumir.


Volviendo al tema parrillero y la planificación para esas jornadas, cabe destacar que ya está disponible en Chile la carne congelada de origen brasileño Maturatta, comercializada por JBS, la mayor procesadora de proteínas a nivel mundial. Viviana Segovia, gerente general de la empresa en el país, indica que “estamos presente hace muchos años a través de diversos productos, con nuestras marcas Friboi, Friboi Black y Swift.

Lo anterior es posible gracias a la tecnología Individual Quick Freezing (Congelado Rápido Individual en español), método por el cual se congelan productos alimenticios de forma rápida y eficiente. En el caso de la carne, lo óptimo es congelarla en su punto máximo de frescura para mantener sus características principales, como ternura, sabor, contenido proteico y mineral. Esto se hace a través de un túnel de congelación que logra bajar la temperatura a -40°C. El proceso total dura 2 días, reduciendo la cristalización y conservando los atributos de la carne.


Por último, cabe destacar que los hábitos de consumo en Chile se alinean crecientemente con la tendencia de compras planificadas, impulsada por la búsqueda del ahorro y, en el caso específico de la carne, por la influencia de las mujeres a la hora de decidir sobre este apetecido producto. En ese sentido, un estudio de Kantar reveló que el 48% de las personas compra carne de forma planificada, manteniendo la cantidad necesaria para que no falte; el 27% aprovecha las ofertas, aunque no vaya a consumirla en el momento; el 17% compra a medida que se le acaba algún corte específico y, el 8% lo hace cuando ve un corte de carne que le interesa, independiente de si tiene o no carne en el hogar. Y respecto de las mujeres, la muestra indicó que, al momento de elegir la carne, los principales atributos que buscan son que su color demuestre frescura (se vea rojo), que tenga buenos precios, que no despida olor y que no presente exceso de grasa.







Comments


bottom of page