top of page
  • Foto del escritorME

Smartick: la plataforma que permite a niños y niñas continuar aprendiendo durante las vacaciones

  • La generación actual de escolares se considera la primera nativa digital al 100%, según el análisis de 2018 del centro de estudios Pew Research Center. Para ellos la tecnología es su canal natural, una extensión de su manera de conocer el mundo.

Todavía con dos meses de vacaciones por delante, los padres deben “sortear” esta época combinando momentos de ocio, necesarios para juntar fuerzas para este 2023, con el repaso en verano de los contenidos adquiridos durante el año escolar y lo más importante, sin gastar en profesores particulares.


“Las nuevas generaciones son consideradas nativos digitales, por lo que enseñarles con herramientas tecnológicas es la mejor manera de hablarles en su idioma y no noten que están estudiando, haciendo más amena y entretenida esta tarea, optimizando además el uso de las pantallas con fines educativos”, señala Javier Arroyo, experto en educación virtual y co fundador de Smartick, plataforma de aprendizaje virtual para niños de 4 a 14 años.

De acuerdo al mercado, un profesor particular de matemáticas o de lenguaje cobra entre $25.000 y $35.000 la hora, por lo que con dos clases semanales al mes por materia puede llegar a costar $240.000 aproximadamente. Mientras que, plataformas educativas como Smartick, tienen costos menores en comparación al pedagogo individual con precios que van de los $20.000 mensuales por asignatura, hasta un pack de 3 meses por matemática y lectura a $90.000. “Además de los bajos costos que la plataforma tiene, esta es amigable con los niños, ya que personaliza el aprendizaje y las sesiones no superan los 15 minutos al día lo que impide que el joven se frustre y entre en negación a la hora de querer aprender”, señala Arroyo.


Es importante que los alumnos, al salir del colegio, mantengan los conocimientos aprendidos durante el año, para que a la hora de retornar las clases en marzo tengan los temas frescos y se evite el desaprendizaje. Por lo menos en las materias de matemáticas y comprensión de lectura. “Los niños que interrumpen totalmente su aprendizaje en vacaciones, pierden el equivalente a lo aprendido durante 2 meses y comienzan el nuevo curso con más dificultades, por lo que les cuesta mucho recuperar el terreno perdido frente a los alumnos que sí realizan actividades educativas de repaso en verano, aunque sean mínimas”, asegura Arroyo.


La propuesta vacacional de Smartick hace que los alumnos dediquen solo unos minutos al día a repasar, practicando sus habilidades con los números o las letras para afrontar la vuelta a clases con más confianza y seguridad.


“Uno de los elementos diferenciales de los cuadernillos de vacaciones virtuales de Smartick es la Inteligencia Artificial, para lograr esa personalización e individualización de los contenidos al nivel y ritmo de cada niño. Les permite divertirse en verano, compaginarlo con la vida familiar y, además, trabajan solos sin la ayuda de los padres”, concluye el experto.

Comments


bottom of page