top of page
  • Foto del escritorME

Estudios demuestran los efectos de la chía como un aliado natural para controlar la hipertensión arterial

  • La comunidad científica ha asociado el consumo de chía, reconocida como la mayor fuente vegetal de omega-3 ALA, a una reducción significativa de la presión arterial, tanto en pacientes bajo tratamiento médico como en aquellos que no lo están. Gracias a sus compuestos bioactivos, se recomienda que este superalimento forme parte de una dieta saludable para el corazón.


La hipertensión arterial es una condición que afecta a millones de personas en todo el mundo, siendo además un factor de riesgo significativo para las enfermedades cardiovasculares. En Chile, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 36% de la población padece esta patología, superando el promedio global del 33%, y solo el 34% de esas personas la tiene controlada. Una preocupante estadística que ha impulsado numerosas investigaciones a buscar nuevas maneras de frenar su avance y, en algunos de éstos aparecen los efectos positivos de la chía en  el control de la hipertensión.


Hay que considerar que la presión arterial alta puede ser influenciada por diversos factores. Algunos factores no modificables, como la herencia, el sexo, la edad y la raza, pero existen otros que pueden modificados como la obesidad, el consumo de alcohol y los hábitos alimenticios. En este contexto, la dieta juega un papel clave en el control de la presión arterial, y la incorporación de semillas, como la chía, es altamente beneficiosa para mantenerla en niveles saludables.

Según Carolina Chica, gerente de Nutrición, Investigación y Desarrollo de Benexia, actualmente “se recomienda a personas hipertensas seguir una dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), que se enfoca en el consumo de alimentos ricos en fibra, bajos en grasas saturadas y colesterol, y altos en ácidos grasos omega-3. Estudios recientes han demostrado una asociación entre el consumo de chía, la mayor fuente vegetal de omega-3 ALA, y una reducción significativa de la presión arterial”.


De acuerdo con una investigación publicada en el Plant Foods for Human Nutrition Journal, el consumo de chía puede contribuir a reducir la presión arterial en pacientes hipertensos, incluso en aquellos que están recibiendo tratamiento médico. El estudio incluyó a personas tratadas y no tratadas con medicamentos para la hipertensión, a las cuales se les administró 35 g/día de harina de chía o un placebo durante un período de 12 semanas. Si bien el grupo que recibió el placebo no mostró cambios significativos en la presión arterial, se observó una significativa reducción en la presión arterial sistólica/diastólica en aquellos que consumieron chía, tanto en los que estaban bajo tratamiento médico como en los que no. 


Los resultados obtenidos tras el consumo de chía por parte de personas hipertensas también revelaron una notable reducción en la oxidación de los lípidos. Esto resulta clave teniendo en cuenta que el daño oxidativo tiende a aumentar en individuos con presión arterial alta, lo que, a su vez, incrementa el riesgo cardiovascular.


La especialista de Benexia resalta que “la chía contiene una variedad de moléculas bioactivas, como polifenoles, tocoferoles y fitoesteroles, lo que explica sus propiedades beneficiosas para la salud cardiovascular y la salud en general.”


Una reciente revisión científica (2023) de la Universidad Estatal de Oregón llegó a la conclusión de que las semillas de chía son una fuente rica en nutrientes con diversos beneficios para la salud. Estos incluyen la presencia de ácidos grasos poliinsaturados, proteínas y antioxidantes que pueden contribuir a mejorar la salud cardiovascular e hipertensión arterial, prevención del cáncer, y podrían tener propiedades antimicrobianas.


Asimismo, otra reciente revisión (2022) denominada “Impacto del ácido α-linolénico, el ácido graso vegetal ω-3, en las enfermedades cardiovasculares y la cognición”, ha proporcionado información sobre los posibles mecanismos por los cuales el ácido alfa-linolénico (ALA), omega-3 presente en la chía, muestra efectos positivos en la presión arterial. Algunos de ellos están relacionados con la conversión del ALA en ácidos grasos de cadena más larga, conocidos por sus propiedades cardiovasculares, y a la producción de compuestos a partir del ALA mismo, que mejoran la presión arterial, promueven la salud vascular y reducen la inflamación.


"El omega-3 ALA es fundamental para prevenir el riesgo cardiovascular y posee múltiples propiedades terapéuticas. Aunque los mecanismos precisos aún no están completamente descritos, los beneficios si están muy claros, y es crucial destacar que sus fuentes alimenticias como la chía deben formar parte integral de una dieta saludable para el corazón”, destaca Carolina Chica.

Comments


bottom of page